RIESGOS EN UNA ABDOMINOPLASTIA
Vota este artículo

Como en toda cirugía, existen ciertos riesgos o molestias leves, aunque estos no deben alterarnos. Vamos a tratar de enumerar las complicaciones más comunes en una abdominoplastia. Inmediatamente después de la operación, el estomago queda firme e hinchado y se siente un malestar general en esta zona.

El malestar puede llegar a tal punto que no pueda ponerse en pie recto sin sentir esa tirantez, aunque debería comenzar a caminar cuanto antes, ya que esto mejora la recuperación.

 

También es común la aparición de hematomas o moretones, aunque lo más molesto suele ser la hinchazón, la cual suele desaparecer en un plazo máximo de 3 meses. Estos síntomas van acompañados en muchas ocasiones de entumecimiento de la piel abdominal.

Como decíamos antes, al tratarse de una cirugía es lógico que siempre existe la posibilidad de que hayan efectos secundarios o incluso complicaciones. Aunque es muy poco común ver casos de infección, reacción negativa a la anestesia, una apariencia anormal después de la operación o coágulos de sangre.

La cirugía produce una cicatriz que dependiendo del grado de obesidad que tuviera el paciente, puede ir de un lado de la cadera al otro. Esta cicatriz queda justo por debajo de la línea de el pantalón por lo que nunca quedara visible con ropa puesta.

En cualquier caso, solo pretendemos que conozcáis las ventajas y desventajas de esta intervención con el fin de conocer todos los datos. Aún así desde este blog recomendamos acudir siempre a un especialista para que nos aconseje y nos de toda la información necesaria en base a nuestro caso.