Saltar al contenido

LIPOSUCCIÓN: CIRUGÍA PARA ELIMINAR LA GRASA

Desde sus inicios, la liposucción se ha convertido en una de las técnicas de cirugía plástica más conocidas y populares entre aquellas personas con deseos de deshacerse de la grasa localizada y moldear su figura.

Al largo de los años, la liposucción ha evolucionado y se ha transformado mucho, hasta llegar a nuestros días como una práctica habitual en la mayoría de centros de belleza especializados en cirugía estética.

Gracias a ella, hombres y mujeres pueden decir adiós de una vez por todas a esos cúmulos de grasa que no hay manera de hacer desaparecer con dietas y ejercicio físico.

¿Cómo se realiza la liposucción?

La liposucción (también llamada lipoescultura) es una intervención quirúrgica y como en toda intervención de estas características es necesario anestesia. En la mayoría de casos se opta por una anestesia de tipo general, aunque a veces, dependiendo la zona a tratar, se opte por una localizada.

El proceso de la liposucción es la siguiente: mediante una cánula, el cirujano va recorriendo todas aquellas zonas que van a ser tratadas, inyectando una solución líquida que permitirá desprender la grasa de la piel, convirtiéndola en una sustancia de aspecto viscoso que será retirada del cuerpo mediante la succión. La duración de esta intervención quirúrgica es variable, aunque suele rondar 1 o 3 horas.

Recuperación tras una liposucción

Al tratarse de una intervención quirúrgica, existe un periodo postoperatorio, que dependerá de las zonas tratadas. Tras la liposucción, es necesario que el tiempo esté un tiempo en observación. El paciente será ingresado durante uno, dos o tres días, dependiendo la complicación de la intervención que se haya hecho.

Durante los primeros días, será necesario llevar una faja sobre la zona intervenida, de esta forma se podrá controlar el hinchazón o un posible sangrado.  Esta faja será conveniente seguir llevándola durante unas semanas, siguiendo las indicaciones del cirujano plástico.

Tras la intervención, será necesario un periodo de reposo, siendo de obligatorio cumplimiento el no realizar ejercicios de esfuerzo de dos a cuatro semanas. Los puntos podrán ser retirados a partir del quinto día tras la intervención, aunque el tiempo de baja laboral suele ser de dos semanas.

Variantes de la liposucción

liposuccion convencional

Al tratarse de una técnica con tanto recorrido, ha evolucionado de forma constante, dando como resultado una variante que está ganando muchos adeptos hoy en día: la lipolaser.

La lipoláser es una buena alternativa a la liposucción convencional ya que nos permite deshacernos de la grasa localizada sin tener que pasar por una anestesia general. Mediante la luz del láser, el cirujano derrite la grasa que es aspirada o eliminada por el cuerpo de forma natural. En este caso, el tiempo de recuperación es mucho más rápido y no necesita de hospitalización ni una baja laboral muy extensa.

Existen personas que usan la lipolaser para llegar a aquellas zonas de difícil acceso para la aparatología de la liposucción tradicional, ya que la luz del láser es más exacta y llega donde la cirugía de la técnica original no es capaz de llegar.

Esta entrada también está disponible en: Inglés