La liposucción convencional ha ido evolucionando, dando lugar a variantes y alternativas que, de forma similar, intentan moldear el cuerpo, deshaciéndose de la grasa localizada y la celulitis. En este artículo nos centraremos en las diferencias de sus dos variantes más conocidas: la liposucción láser y la lipo Vaser.

La técnica: el láser frente al ultrasonido

Una de las diferencias principales entre la liposucción láser y el lipo Vaser, es la técnica que ambas emplean. En el caso de la liposucción láser, como su nombre indica, se usa la técnica láser: mediante un pequeño láser que se introduce bajo la piel tras una incisión, se van derritiendo las células de grasa, licuándola hasta convertirla en una sustancia oleosa que después es aspirada por una cánula fina. La grasa también puede ser eliminada de forma natural por el propio cuerpo hasta deshacerse de ella por completo.

El Lipo Vaser usa la técnica del ultrasonido y su procedimiento es el siguiente: primero se inyecta una solución salina en la zona a tratar, este líquido duerme la zona y contrae los vasos sanguíneos minimizando al máximo la aparición de hematomas, tras esto, una pequeña sonda de ultrasonido, similar a la utilizada para el tratamiento de cataratas, actúa sobre las células grasas, rompiéndola y diluyéndola, siendo aspirada al final del proceso.

En la lipo laser y lipo vaser se evitan bolsas de piel flácida

Las zonas a tratar

Otra de las diferencias que podemos destacar de la liposucción láser frente a la lipo Vaser, son las zonas a tratar. La técnica del láser se usa para tratar zonas específicas, que son de difícil acceso para la técnica empleada en la liposucción convencional. En cambio, la Lipo Vaser puede usarse para el tratamiento de grandes cantidades de grasa.

Postoperatorios y recuperación.

En el postoperatorio y la recuperación, la liposucción láser y la Lipo Vaser no presentan muchas diferencias. La diferencia quizás más destacada es que al permitir tratar más cantidad de grasa a tratar, el Lipo Vaser puede necesitar más tiempo de reposo y descanso mientras que en la lipo laser, la recuperación es prácticamente inmediata.

Por lo que se refiera de forma más general, ambas técnicas se parecen mucho, ya que no necesitan de mucho tiempo de reposo ni descanso. Al no hacer uso de la anestesia general, como es el caso de la liposucción convencional, el paciente podrá marcharse a casa tras un corto tiempo de observación. En ambos casos, la recuperación es bastante rápida, en menos de una semana el paciente se podrá reincorporar a la vida laboral sin muchos problemas.

¿Existen diferencias de resultados entre lipo laser y lipo vaser?

Diferencias entre Lipo Vaser y Lipo Laser

Al tratarse de técnicas novedosas a diferencia de la liposucción tradicional, los resultados de lipo laser y Lipo Vaser se parecen bastante. En ambos casos, el tratamiento que se hace de la piel tiene en cuenta su elasticidad, evitando que se formen bolsas de piel y consiguiendo que no existan  los típicos problemas de flacidez que se pueden encontrar en otras intervenciones similares.  Ambas técnicas pueden ser de ayuda en problemas de piel de naranja y celulitis y ya se usan también para tratar ciertas irregularidades de la dermis.